Saltar al contenido

Castillo de Morella

El castillo de Morella es uno de los más impresionantes vestigios de la arquitectura defensiva medieval que Reino de Valencia. Situado en la actual provincia de Castellón, el castillo de Morella es el remate perfecto a una ciudad que ha mantenido su aspecto medieval casi hasta la actualidad. Con sus calles estrechas y empinadas y su muralla alrededor del casco urbano, Morella es uno de los mayores exponentes del pasado medieval valenciano.

El castillo de Morella

Fortaleza de historias y leyendas. El castillo de Morella, que domina un gran paraje montañoso y agreste, ha sido desde su creación, uno de los puntos fortificados más importantes del levante español. El paso de numerosas civilizaciones a lo largo de tres milenios de historia le han conferido un aspecto singular y ecléctico.

El castillo de Morella se sitúa sobre una montaña privilegiada por su posición estratégica sobre la comarca y por su situación geográfica. Paso natural entre los reinos de Valencia y Aragón, la fortaleza se erige sobre un peñasco rocoso a 1072 metros de altitud.

La capa más moderna y la más exterior es la muralla del siglo XIX. Al tratarse de una posición elevada, la fortaleza de Morella permitía la instalación de un puesto de artillería para proteger el camino a Aragón. Entre los años 1835 y 1840 se instaló con este fin una muralla protectora para defender la fortaleza de posibles ataques.

También en la fortificación exterior se conserva la puerta Ferrissa, que recibe este nombre por la reja metálica que utiliza como cierre. Esta puerta, aunque se supone que ha ido cambiando de aspecto durante los siglos, se trataría de la puerta original de la alcazaba musulmana. La tradición así lo recoge, al decirse que en 1231 el noble Blasco de Alagón, mando derecha del rey Jaime I entró por esta entrada al castillo para tomar posesión de él tras la rendición pactada de la plaza.

Atravesada la puerta el camino ascendente conduce hasta el puesto de guardia. Este espacio domina el exterior del castillo y se sitúa ya sobre la fortificación del XIX. Desde aquí la guardia podía vigilar el acceso al castillo y disparar mosquetes o ballestas desde las aspilleras de la instalación.

Tras una importante subida se llega por fin a la torre principal del castillo, donde se encuentra también la puerta. La torre data del siglo XV, pero debido al uso continuado de la fortificación, ha sufrido importantes reformas, sobre todo para permitir la instalación de piezas de artillería.

Finalmente se llega al patio de armas, donde se encuentran las diferentes instalaciones del castillo. Allí podemos apreciar todavía a día de hoy el aljibe del siglo XIII, que servía para recoger las aguas de lluvia y suministrar agua a la fortificación en caso de asedio. De 1713 data el Palacio del Gobernador, construido tras la Guerra de Sucesión española. Aquí se encuentra el lugar más antiguo del castillo. Bajo el palacio del gobernador se halla una cueva natural donde ha habido presencia humana desde hace más de 5.000 años y donde la población de la villa se refugiaba cuando la ciudad era asediada.

En el interior del palacio y de la cueva se puede visitar a día de hoy una exposición sobre la historia del lugar. A través de maquetas y diferentes paneles informativos, se pueden conocer a los personajes que en algún momento pasaron por Morella y dejaron su impronta, como el Cid Campeador, Jaime I o Blasco de Alagón.

El castillo de Morella cuenta también con una cárcel. Este centro de reclusión estaba destinado a las personas que infligían las leyes reales. Allí se encerraba sólo a personas del pueblo, ya que los eclesiásticos estaban sujetos sólo a la jurisdicción eclesiástica y los nobles no podían ser castigados privándose de su libertad.

La ciudad medieval de Morella

Morella es mucho más que su castillo. La población castellonense todavía conserva el trazado de calles medievales y la muralla defensiva. Realmente vale la pena pasear por las tortuosas y empinadas calles del caso histórico y dejarse transportar a tiempos pasados, de artesanos gremiales y caballeros. aunque las viviendas son modernas, todavía quedan edificaciones que apenas han sufrido cambios con el paso del tiempo.

Iglesia de Santa María

En la Edad Media la nobleza y el clero son omnipresentes. La Iglesia de Santa María compite en grandiosidad con el propio castillo. Como toda gran iglesia, la construcción se demoró durante siglos, pero la mayoría del templo fue construido durante los siglos XIII y XIV. Su estilo gótico mediterráneo nos muestra la importancia que tenía la ciudad en épocas pasadas.

Puerta de San Miguel

Desde tiempos remotos, las puertas de las ciudades han sido lugares mágicos. Estar aberturas de los límites de la ciudad eran espacios especialmente vulnerables, por donde los espíritus y los dioses podían penetrar en la ciudad y hacer de las suyas.

Aunque con la instauración del cristianismo este tipo de creencias tendieron a desaparecer, durante toda la Edad Media la protección mágica de las puertas de las ciudades era muy importante. Para su salvaguarda se encomendaban a diferentes santos y en este caso, la puerta principal de la ciudad de Morella se consagró al arcángel San Miguel.

La impresionante fortificación todavía se conserva intacta y es un magnífico ejemplo del arte constructivo de castillos y fortificaciones del siglo XIV en el Reino de Valencia.

Convento de San Francisco

Junto a las puertas de la ciudad se sitúa el imponente monasterio de San Francisco. Fundado en el siglo XIII tras la conquista es un claro ejemplo del poder de las órdenes monacales del periodo plenomedieval. La arquitectura gótica del interior, con su iglesia de una sola nave, su claustro u sus frescos góticos lo convierten en uno de los mejores exponentes del periodo en todo el reino de Valencia.

Visita a Morella, su castillo y monumentos

La ciudad valenciana está altamente preparada para el turismo. Los edificios de relevancia histórica cuentan con exposiciones y paneles explicativos para cercar al visitante a su época de esplendor. También existen rutas turísticas alrededor de la ciudad, donde se puede disfrutar de la naturaleza de las montañas mediterráneas de la comarca.

Para conseguir información detallada sobre los lugares visitables y sus horarios de apertura, así como restaurantes en Morella o alojamientos, puedes consultar la página oficial de turismo de la ciudad e Morella. Realmente vale la pena visitar esta preciosa ciudad medieval valenciana.