Saltar al contenido

Castillo de Pedraza

En la sierra de Segovia, a escasos kilómetros de la capital de España se encuentra la población de Pedraza. La población, declarada conjunto monumental de interés nacional en 1955, es una de las poblaciones medievales mejor conservadas de todo el país. Y su castillo es su monumento cumbre.

La historia de la villa de Pedraza

Ubicada en lo alto de un cerro y completamente amurallada para su defensa, Pedraza es una de las villas medievales mejor conservadas de España. Sus años de esplendor se iniciaron en el siglo XV. En este periodo histórico, el condestable de Castilla don Bernardino Fernández de Velasco, duque de Frías, tomó posesión del señorío de Pedraza como dote matrimonial.

La llegada de la casa de Velasco a la población atrajo a numerosos nobles, comerciantes y ganaderos a la villa. Muchos de ellos levantaron aquí sus residencias, engrandeciendo la fama de Pedraza. La economía sufrió un gran desarrollo en el periodo. La población se encuentra en la meseta castellana, rica en pastos. Los ganaderos ovinos tuvieron por tanto el ecosistema a su servicio, favoreciendo así el comercio y la producción de la lana en toda la comarca.

El esplendor de Pedraza se mantendrá durante los siglos XVI y XVII. A finales del siglo XVIII y sobre todo a partir de 1811 con la abolición del régimen señorial, marcarán la decadencia de la población. A principios del siglo XX Pedraza sufrirá una fuerte despoblación ante la inmigración a las ciudades y el abandono del medio rural. No será hasta la segunda mitad del siglo cuando poco a poco Pedraza recupere el bullicio, sobre todo gracias al establecimiento de segundas residencias y al turismo de interior.

El castillo de la casa Velasco

El castillo de Pedraza es sin duda el monumento más interesante de la villa. El castillo de los Velasco está considerado como uno de los más antiguos de toda Europa. Debido a que sus orígenes se pierden en la noche de los tiempos, se desconoce exactamente cuándo comenzó su construcción. Se tienen noticias de que el califa andalusí Aderramán III lo utilizó como residencia en varias ocasiones, por lo que sus orígenes datarían del periodo islámico de la región.

Tras el paso a manos cristianas ante el avance del reino de Castilla, Pedraza se constituye en villa, con un fuero particular que dotaban de privilegios a sus habitantes.

El primer propietario conocido del castillo es el conde de Doura. Ya en el siglo XIV el rey Juan I de Castilla entregaría la villa y castillo al mariscal de Castilla García González de Herrera, primer señor de Pedraza. A mediados del siglo XV es el tercer conde de Haro, Don Bernardino Fernández de Velasco el que adquiere la villa de Pedraza como dote por su boda con Doña Blanca Herrera.

Veinte años más tarde, los Reyes Católicos le nombrarían séptimo Condestable de Castilla y primer Duque de Frías. A la muerte de éste, el castillo pasa a manos de su hermano, quien en 1525 comienza un ambicioso proyecto de remodelación del castillo.

De esta época datan los muros contiguos a la torre del homenaje y el muro defensivo exterior. El conjunto del castillo se completaba con la iglesia de Santa María, externa a todo el recito, pero donde se realizaban todos los actos religiosos relacionados con la casa de Frías.

Una ciudad medieval en el siglo XXI

La ciudad de Pedraza es mucho más que su castillo. Para llegar hasta allí solamente existe una carretera, que llega hasta la única puerta de la ciudad. La muralla todavía conserva la única entrada a Pedraza, conocida como la puerta de la villa sobre la que se aprecia aún a día de hoy el escudo de armas de la casa de los Velasco.

La puerta era mucho mas que el punto de acceso a la villa. LA entrada se encuentra fortificada. Un gran torreón de piedra protege el paso al interior de la villa. El edificio además era utilizado como cárcel. De esta menear, los primero en sufrir cualquier tipo de daño ante un eventual asalto a la plaza serían los cautivos en sus celdas.

Atravesarla es acceder a una localidad que se mantiene casi intacta desde el 1600. Como buena ciudad medieval, las calles están adaptadas al transeúnte, por lo que el desplazamiento por el interior de l área urbana se realiza exclusivamente a pie.

En el corazón de la villa se encuentra la plaza mayor. Aquí podemos apreciar los edificios porticados, muy comunes en la época por toda la geografía española. Las casas más importantes de la villa se encuentran aquí, como puede apreciarse en los numerosos escudos de armas de las fachadas.

Desde sus balcones podían disfrutar de una vista privilegiada de la plaza, lugar de encuentro de los ciudadanos del lugar y también escenario de todo tipo de fiestas y procesiones. A día de hoy, siguiendo una tradición centenaria, las fiestas taurinas se celebran en la plaza mayor.

Junto con el castillo de la villa, el monumento más importante de Pedraza es su iglesia mayor, dedicada a San Juan Bautista. Del siglo XIII, todavía conserva su aspecto románico original, como bien atestigua el campanario rematado con arquerías de medio punto.

Otras actividades en Pedraza

La localidad de Pedraza dedica la mayor parte de su actividad económica al turismo. Además de los monumentos de la ciudad, Pedraza ofrece diferentes actividades culturales. Una de ellas está ganando enombre en los últimos años. Se trata de lasa noches de las velas de Pedraza.

Cada año, el primer y segundo sábado del mes de julio tiene lugar en la plaza mayor Pedraza un concierto de música clásica. Este concierto se realiza en un ambiente mágico gracias a la iluminación de miles de velas que se encienden para iluminar la plaza en las noches veraniegas de la sierra segoviana.

A pesar de ser un evento al que se accede únicamente con entrada, es recomendable comprar las entradas semanas antes del evento, ya que se ha convertido en un acto cultural muy popular y en ocasiones es complicado encontrar entradas a última hora.