Saltar al contenido

Palacio Castillo Real de Olite

Navarra fue un reino independiente en la Península Ibérica hasta 1512. Debido a su reducido tamaño y a su posición en el paso entre Francia y Castilla, dos vecinos muy poderosos, la necesidad de defenderse siempre estuvo presente. Entre todas las fortalezas navarras. la mayor y más impresionantes es sin duda el Palacio Castillo Real de Olite, situado en la población del mismo nombre.

La historia de Palacio Castillo Real de OIite

Al regresar de Francia a comienzos del siglo XIV, el rey de Navarra Carlos III el noble ordenó la construcción del castillo de Olite para establecer en él su corte. Desde su construcción es uno de los monumentos más emblemáticos y hermosos de Navarra, además de ser uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótico militar de Europa.

Como toda gran obra, el Palacio se edificó siguiendo diversas fases de construcción. El germen del gran castillo palacio fue un edificio anterior que ya existía en la localidad de Olite, al que se añadió un gran complejo palaciego.

Una historia de amor

La construcción del nuevo castillo está rodeada de leyenda. La tradición narra que fue por amor que el rey Carlos III de Navarra ordenó que el castillo se levantase rápidamente. A mediados del siglo XIV, la reina de Navarra Leonor de Trastámara abandonó a su esposo y se estableció en Castilla, el la corte de su hermano Juan I. La reina La reina Leonor justificó el abandono de su hogar aduciendo que la corte navarra era poco lujosa además de peligrosa.

Para recuperar a su esposa, el rey le prometió que si volvía con él le regalaría el palacio más suntuoso que jamás hubiese visto. Es por esta razón por la que en 1395 el rey ordenó acelerar la construcción del palacio y ordenó que la decoración fuese lo más lujosa posible.

Decidido a cumplir tal promesa, el rey mandó llamar a los mejores artesanos de toda Europa. Esta influencia europea se puede apreciar en el aspecto marcadamente francés de la construcción. También artistas mudéjares colaboraron en la ornamentación del castillo, lo que lo convierte en una obra ecléctica fruto de su tiempo.

Como todo palacio que se precie, contaba con un suntuoso jardín, que desgraciadamente no se conserva. Si ha perdurado la historia del mismo. Según los archivos, el Príncipe de Viana, gran aficionado a la zoología, utilizó el jardín del palacio como pequeño zoológico particular. Se tiene constancia de la presencia de leones, tigres o camellos en el lugar. El jardín también contaba con cenadores, fuentes o naranjos, entre otros caprichos reales.

Aunque la construcción presenta la fisionomía de un castillo, es más correcto referirse a él como palacio. En Olite, las funciones de corte y residencia primaban claramente sobre las militares.

Abandono y reconstrucción

Tras la unificación del Reino de Navarra en la Corona española el palacio perdió su esplendor inicial. En siglos posteriores se utilizó como residencia esporádica de los virreyes de Navarra, pero su gran tamaño y elevado coste de mantenimiento hicieron que poco a poco se fuera deteriorando. Su destrucción culminó cuando fue incendiado durante la Guerra de la Independencia a principios del siglo XIX para prevenir su ocupación por las tropas francesas.

La reconstrucción del lugar histórico no se produciría hasta más de un siglo después. Durante la dictadura del general Primo de Rivera, el castillo recobró su esplendor inicial, convirtiéndose en uno de los edificios históricos de mayor valor de toda Navarra.

Parador Nacional del Castillo de Olite

El castillo palacio de Olite cuenta con numerosos edificios dentro de un gran complejo palaciego. Uno de estos edificios es a día de hoy un Parador Nacional de Turismo. El edificio de palacio viejo, la primera construcción palaciega del complejo, es en la actualidad un espacio donde poder alojarnos y disfrutar de un ambiente medieval de ensueño.

El parador de Olite cuenta con numerosas habitaciones decoradas con estilo marcadamente medieval, además de algunas habitaciones únicas, como la habitación Leonor de Trastámara, la reina en cuyo honor se levantó el palacio de Olite.

Puedes consultar la web del Parador Nacional de Olite para saber más sobre todas las ofertas de alojamiento y gastronomía que ofrece este bellísimo Parador Nacional de Turismo en Navarra.

Visitar el Castillo de Olite

El Castillo Palacio de Olite es Monumento Nacional y por tanto está abierto a las visitas del público. Visitar este castillo es toda una experiencia, ya que no se trata de una mera fortificación militar, sino que es la corte de la casa real de Navarra.

En la actualidad, la la empresa local de Olite Guiarte a pone a disposición diferentes modalidades de visita en el Palacio de Olite.

  • Visita libre – disfruta de una visita por tu cuenta de la edificación, pudiendo recorrer los salones, torres y murallas de la construcción.
  • Visita guiada general – si quieres conocer loe elementos más importantes de la arquitectura y la historia del lugar, pero sin entrar demasiado en detalle, esta es la visita guiada perfecta.
  • Vista para niños – los mas pequeños de la casa siempre se quedan maravillados con los castillos medievales y sus historias de fantasía. Esta visita guiada pensada especialmente para menores hará las delicias de los más menudos.
  • Visita teatralizada – Para conocer toda la historia del lugar, pero con un giro dramático, el Castillo de Olite ofrece una visita teatralizada, donde diferentes actores te transportarán al pasado del lugar, contándote de primera mano los hechos más relevantes del monumento.
  • Visita “Los Secretos de Olite” – Si el castillo no es suficiente y quieres saber más sobre la población donde se sitúa la antigua corte de los reyes navarros, esta visita guiada especializada te llevará por los rincones más desconocidos de Olite y te desvelará todas las anécdotas del lugar.

Otras actividades en Olite

El ambiente medieval de Olite es perfecto para la recreación del pasado medieval. Todos los años en el mes de Agosto se celebra en Olite un mercado medieval, donde se realizan todo tipo de actividades relacionadas con este periodo histórico. Desde cetrería a combates medievales,, pasando por la gastronomía y la música de la época. Para más información sobre el Mercado Medieval de Olite, puedes consultar la página de la Consejería de Turismo de Navarra.